Disfuncionales

Publicado: 4 octubre, 2013 en Uncategorized

¿Cuánto tiempo más podía aguantar la gente a la que llevaron a este embudo debido a la falta de una política habitacional dinámica y seria, con planificación en la entrega de terrenos o créditos hipotecarios racionales?

En mi opinión, nuestra provincia vive una crisis política cuyo principal problema está en la poca capacidad de sus funcionarios para ejercer la función pública. Carecen de ideas y de planes. No están facultados para cumplir ninguna función: ni interna, atendiendo la demanda de los trabajadores públicos; ni externa, pensando en administrar adecuadamente los recursos y pensando en incrementar otros.

Nuestra provincia vive desde hace años una crisis política fenomenal. Una crisis que las dádivas y el clientelismo político suelen eclipsar cuando las urnas generan la movilización de un aparato destinado a perpetuarse en el poder, pero que luego recrudece cuando al desnudo queda prevaleciendo nuevamente la ineptitud, ineficacia e ignorancia de los nuevos funcionarios, algunos de los cuales, en nuestra ciudad y provincia, rápidamente pasan de mendigos a millonarios.

Y los funcionarios, mayormente, vienen demostrando que no suelen administran los recursos pensando en el bien común, como tampoco los legisladores, mayormente, trabajan pensando en rendir honores a las bondades que deberían impulsar desde el ejercicio político. Al contrario, lo que se ve es una profunda mezquindad. Y además una falta de apego a la defensa y sostenimiento de las instituciones que abruma.

Y en este panorama, nos vemos atravesados hoy -como hace treinta años- por los mismos viejos interrogantes cuando de desarrollo quieren hablarnos. Todo promesas. Santa Cruz se ha convertido en una zona de promesas y en donde se suceden anuncios grandilocuentes para gente obsecuente que no sabe escuchar ni aceptar una crítica miserable al aparato que amamanta con entusiasmo febril y condescendencia. Ni una sola idea escribe esa mano que no se sale jamás del plato que le da de comer.

Pero decía: nuestra provincia vive una crisis política severa con niveles de corrupción desalentadores. Y producto de ella, surge la socioeconómica y cultural, que deriva en fenómenos que trascienden cualquier análisis prematuro, como lo es el que ha llevado a la gente hacerse de un pedazo de tierra aunque no cuente allí ni con los servicios básicos más elementales.

Que haya sido propiciado por unos y otros ahora parece interesar poco comparativamente con el impacto social que esta situación acarreará. Y bien digo “propiciado”, porque no es la gente la que gobierna, la que administra, la que legisla, la que regula, la que corrompe ni la que promete lo que nunca llegará.

 

Imagen

Foto: http://www.eldiarionuevodia.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s