La ciudad donde vivo

Publicado: 7 febrero, 2012 en Textos Varios

Hace algunos días, un amigo me preguntaba qué cosas (lugares, costumbres, etc.) amaba yo de la ciudad. El planteo venía por el lado de las consultas que suelo hacer para el suplemento Habladurías, donde converso con personas del ambiente social, cultural, periodístico o académico de la provincia.
Y bueno, pese a que a veces uno reflexiona sobre ese tema, quedé pensando un rato hasta soltar un par de ideas pero que, en realidad, no pude hilvanar con claridad. El tema concluyó ahí, aunque me quedé con la espina clavada a tal punto que sentí la necesidad de responderle escribiendo algunas cosas. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Walsh vive

Publicado: 24 enero, 2012 en Derechos Humanos

Tras el fallo al que arribó la Justicia el pasado 26 de octubre, de a poco van conociéndose algunos detalles acerca de la muerte de Rodolfo Walsh, quien fue perseguido y asesinado por los represores poco después de haber escrito la Carta Abierta a la Junta Militar, mediante la cual, a un año del Golpe, daba cuenta de las atrocidades que estaban cometiendo los genocidas.
En el dictamen quedó “legalmente acreditado” que Walsh fue asesinado y despojado de sus bienes por el GT 3.3.2 de la ESMA (Grupo de Tareas), durante un operativo que pudo llevarse a cabo a partir de la información brindada por un compañero del escritor, que había sido detenido días antes por la Marina, y en lo que resultó el armado de una “cita” falsa. Leer el resto de esta entrada »

La memoria de los peces

Publicado: 9 enero, 2012 en General

Ahora que han pasado algunos días, debo decir que ha quedado muy claro lo que hasta hace casi un mes parecía una mera especulación para tomar con humor: al jurar, por lo bajo, los flamantes funcionarios se estaban riendo en la cara del propio gobernador; es decir, del tipo que les había puesto el gancho oportunamente.
Esta realidad desnuda nos ha llevado a comenzar el 2012 antes de tiempo, por obra y gracia de un grupo de personas que ostenta una parte del aparato político con desmedida ambición y arrogancia. Lo que uno a veces dice de manera trillada “ha quedado a la vista de todos”; incluso de ellos mismos, que primero habrán reído como quien comete una travesura, pero que hoy no deben saber con claridad ni dónde están parados. O tal vez sí, porque algunos han ocupado cargos sobre la base de una prepotencia que mejor no recordar. Y agazapados, por estas horas, seguro esperan órdenes. Leer el resto de esta entrada »

Una de Vaughan

Publicado: 22 diciembre, 2011 en Uncategorized

Resistiendo a la extinción

Publicado: 22 diciembre, 2011 en General

A veces uno no sabe qué pensar o argumentar cuando desde los diversos sectores políticos se dice que tenemos que ser “austeros” o que debemos “reducir el gasto” para después, si Dios ayuda, alcanzar cierto “equilibrio” en las finanzas que permita enderezar mínimamente el rumbo económico.
Y digo “no sé que pensar” porque desde esos estamentos suele hablarse metiendo indirectamente a la gente en el propósito, es decir, implicándola en temas a los cuales jamás tendrá acceso. Y hasta se responsabiliza a sectores gremiales de los males que puedan llegar a ocurrirle a la sociedad, demonizándolos, señalándolos con el dedo, diciéndoles sin nombrarlos “que la gente sepa que ustedes son culpables”. Fea la actitud.
Hasta hace unos años, si en nuestra ciudad se cortaba la energía eléctrica durante ocho horas, era común que alguien responsabilice a las aves que, con poca fortuna, caían mareadas en algún transformador estratégico; o si algún osado preguntón se atrevía a consultar sobre los fondos en el extranjero, se decía que donde estaban alojados se encontraban sanos y salvos. ¿Para qué preguntar? ¿Por qué caer en esa mala costumbre? Ese ejercicio había crecido mucho en los ochenta, pero hoy resiste a la extinción.
Hay una lista numerosa de casos en los que a la gente se la intenta, mediante el discurso instalado a nivel político, tomarla por tonta o algo parecido, porque ahora que recuerdo, hasta hace un tiempito, cuando por alguna circunstancia se generaba porfía con médicos especialistas, la intencionalidad pasaba por culpabilizar a los profesionales malagradecidos, que venían a la provincia a llenarse los bolsillos careciendo de vocación de servicio para con el sistema que les había brindado la posibilidad de “progresar”. Algo parecido suele atribuírsele a los docentes más cascarrabias.
Y la lista de casos sigue, es tan extensa como inacabable la xenofobia que genera la política cuando se bajan esos discursos desde la prepotencia, o cuando alrededor no existe gente capacitada para ejercer el rol que le compete: escuchar y saber hacerse escuchar, para entonces canalizar inteligentemente el resultado al que puede llegarse simplemente con comunicación, lo cual incluye la negociación. Si no se acepta la diversidad, a la democracia -como una mesa-, le está faltando una pata.
Pero, como vemos, aquellos viejos problemas de ayer siguen plenamente vigentes hoy. De hecho, se han agudizado a tal punto que da un poco de cosa pensar que estamos mirando la misma película hace unos cuantos años, eso es algo tremendamente fastidioso. En definitiva, si por un instante nos dejamos llevar por esos discursos que nos taladran la cabeza, deberíamos pensar que al año lo terminamos de casualidad.
Siento, de verdad lo digo, que el rumbo podría comenzar a enderezarse de una vez por todas cuando se deje de ver la paja en el ojo ajeno, se haga una profunda autocrítica y consecuentemente se empiece a gobernar pensando realmente en el prójimo, que eso incluye algo más que un solo partido político.
Mientras tanto, debo urgentemente enviarle un mail a Papá Noel para avisarle lo siguiente: “Tendremos que ser austeros nuevamente este año. Causa: reducción del gasto. Recuerde comprar con tarjeta, en lo posible en cuotas. No olvide que este año son dos (¡fue varoncito!). Si la reducción del gasto no llega a los funcionarios, tenga la gentileza de avisar”.

Mi cambio de paradigma

Publicado: 7 diciembre, 2011 en General

Desde que soy padre, hace apenas seis años, armar el arbolito de Navidad o verlo llenarse de colores y lucecitas es algo que verdaderamente me agrada. Se trata de un sentimiento totalmente contrario al que tenía siendo adolescente, e incluso entrando a la adultez, cuando no me caía en gracia este tipo de celebraciones, en las que todos, al parecer, tienen que estar siempre alegres y felices, hasta sin demasiadas razones.
Supongo que a muchos les ha pasado algo similar, o tal vez hoy mismo estén atravesando circunstancias como las que planteo, aunque aclaro que no me considero alienígena en temas de la vida cotidiana, sí tengo mi propia forma de pensar y filosofar asuntos como el de las navidades. Leer el resto de esta entrada »

La vida por una moneda

Publicado: 30 noviembre, 2011 en General

Todavía tengo presente en mi memoria aquellos momentos dulces, en los que los candidatos no escatimaban gastos durante sus campañas, con la intención de llegar a la mayor cantidad de electores. Días en los cuales el dinero abundaba, haciendo florecer milagrosamente la esperanza de prósperos tiempos por venir.
Y con discursos que mejor no recordar, tanto como afiches y marketing de gran impacto y sumamente costosos, la campaña fue demostrándonos en las paredes, en los postes de energía eléctrica, en los pasacalles, en los matutinos, radios, televisión y en los volantes callejeros (impresos en alta definición), que realmente en nuestro “distrito” lo que menos parecía estar faltando era la moneda.v Leer el resto de esta entrada »